Saltear al contenido principal

Focus Day GFSI: la inocuidad, responsabilidad de todos

Focus Day GFSI: La Inocuidad, Responsabilidad De Todos

El jueves 12 de noviembre se realizó en Argentina el primer Focus Day de GFSI para latinoamérica, en La Rural. El evento contó con la participación de más de 900 profesionales del sector y transmisión en vivo. La agenda, coordinada por el Comité GFSI para Latinoamérica Sur, fue exhaustiva y completa. Disertaron destacadas personalidades del ámbito de la inocuidad alimentaria y pertenecientes a sectores de industria, cadenas de supermercados, autoridades y certificadoras.

El evento se desarrolló bajo la premisa «Seguridad alimentaria, una responsabilidad compartida«, un propósito que cada vez más está tomando relevancia en el sector y que requiere de la participación activa de todos los actores involucrados. Las autoridades sanitarias, los productores, la industria alimenticia, la cadena de comercialización y los consumidores, se plantean ahora como agentes que deberán asegurar la inocuidad de los alimentos.

Antiguamente, se creía que la responsabilidad sobre la inocuidad alimentaria recaía solamente en las autoridades sanitarias y en la industria alimentaria. Las primeras, ejerciendo su rol de controladores y las segundas, siendo responsables de producir alimentos que cumplan con la legislación aplicable y resulten inocuos para el consumidor. Sin embargo, la realidad deja a la vista que aún así continúan manifestándose enfermedades transmitidas por los alimentos (ETAs), y su causal no está estrictamente relacionado con la responsabilidad de los organismos de control y/o los elaboradores. Existen otros elementos, como el aseguramiento del mantenimiento de las cadenas de frío o la correcta preparación de los alimentos en el hogar, que resultan clave para asegurar una calidad óptima que impida que los alimentos que todos consumimos nos enfermen.

El desafío entonces está planteado: generar y fortalecer la cultura de inocuidad alimentaria. El rol de los que trabajamos asesorando y capacitando al sector resulta estratégico, debemos ponernos a disposición de productores, elaboradores, distribuidores y demás protagonistas en la cadena para acompañarlos en el desafío de la construcción hacia este cambio cultural.