Saltear al contenido principal

La Norma ISO 19011 en proceso de revisión

La Norma ISO 19011 En Proceso De Revisión

Actualmente, la Norma ISO 19011 se encuentra en proceso de revisión para adaptarla a la estructura de alto nivel y a las necesidades que las empresas poseen hoy en día. El proceso de actualización avanza firmemente y está prevista la publicación de la nueva norma para mediados de 2018.

La Norma ISO 19011, publicada por primera vez en 2002, determina las directrices para la realización efectiva de auditorías de sistemas de gestión incluyendo indicaciones sobre sus principios, gestión y realización del programa, y evaluación de la competencia de los auditores así como del personal involucrado en dicho proceso.

Por otra parte, permite un enfoque uniforme del proceso de auditoría de varios sistemas de gestión, para alcanzar el objetivo de armonizarlos.

Esta Norma está especialmente recomendada para aquellas empresas que necesiten realizar una auditoría, ya sea interna u externa, en el área de sistemas de gestión o administrar un programa de auditoría. El objetivo de su revisión es que la misma pueda ser aplicada por los auditores como por las organizaciones que implementan sistemas de gestión, y también por aquellas empresas que requieran de una auditoría u orientación sobre una auditoría externa.

La actualización de dos importantes normas, la Norma ISO 9001 y la Norma ISO 14001, junto con el creciente número de estándares de sistemas de gestión que han aparecido desde 2011 centrados en diversas áreas – como salud y medicina, servicios, tecnologías de la información, entre otras – ha influido en la necesidad de revisar la Norma 19011, para adaptarla de acuerdo a las necesidades de las empresas.

El panorama actual de las Normas

Día a día aumenta la utilización de diferentes sistemas de gestión centrados en diversas áreas, como la gestión ambiental con la Norma ISO 14001, gestión de la seguridad de la información con la Norma ISO 27001, y gestión de la calidad con la Norma ISO 9001, entre otras.

Su actualización continua responde a la necesidad de ser más eficaces, para obtener respuestas adaptadas a los requerimientos de cada empresa y permitir obtener las ventajas asociadas a cada uno de los distintos sistemas de gestión.