Saltear al contenido principal

Prevención de plagas en la industria alimentaria

Decálogo de condiciones básicas para la prevención de plagas en la industria alimentaria.

Autores: Ing. Sebastián Zapata, Ing. Diego Aliberti.

La Industria de los Alimentos presenta Tolerancia Cero respecto de la presencia de plagas o señales de su presencia. Es fundamental generar en los ámbitos industriales, condiciones hostiles para la presencia y supervivencia de plagas. Para esto, basta con tener controlado los pilares del siguiente triángulo:

  • Agua
  • Alimento
  • Refugio

A continuación se enumeran puntos que deberían mantenerse bajo control para evitar eventos indeseados; o la recurrencia de los mismos.

 

  1. IMPLEMENTAR Y MANTENER PROCEDIMIENTOS OPERATIVOS ESTANDARIZADOS DE SANEAMIENTO (POES)

Los planes establecidos de limpieza y desinfección deben ser los adecuados y estar siempre actualizados.

A menudo las Plantas sufren cambios en materia edilicia, en equipamiento, e inclusive a nivel de operaciones; que hacen que deban replantearse los POES implementados (reevaluación metódica) de forma tal que siempre se opere con procedimientos validados.

Si hay recurrencia en infestaciones o eventos relacionados con plagas, puede que esto esté asociado a deficiencias en los métodos implementados.  Por lo tanto, es fundamental comenzar revisando los mismos.

  1. INVOLUCRAR A TODO EL PERSONAL EN LOS POES

Tan importante como el establecimiento, es el INVOLUCRAMIENTO por parte de todos los niveles de la organización en el cumplimiento de los POES.

Debe haber un método de verificación o revisión permanente del cumplimiento de los Planes.

La Alta Dirección debe arbitrar los medios para que esto se lleve a cabo, y los responsables designados deben velar por la eficacia y eficiencia del cumplimiento de las actividades planificadas.

Debe también involucrarse en este cumplimiento al área que se encargue de planificar las paradas de producción para que se cuente con los equipos, el tiempo y las herramientas necesarias para llevar a cabo las limpiezas profundas que incluyan desarmes de maquinaria. Para esto se deben considerar los mismos conceptos de BPM que rigen para los equipos en uso (ej: altura desde el piso, separación de las paredes, cierre hermético, etc.).

  1. GESTIONAR ADECUADAMENTE LOS RESIDUOS DE PRODUCTOS Y EQUIPOS

Como fruto de la actividad que se realiza, se generan permanentemente residuos que deben gestionarse correctamente.

Debe contarse con recipientes adecuados, en cuanto a cantidad, integridad y ubicación.

Debe haber un método de recolección del interior de la Planta, que asegure la no permanencia de los residuos por demasiado tiempo.

Deben arbitrarse los medios para que haya un espacio fuera de la Planta que albergue los residuos (hasta su disposición final) que no presente riesgos de infestación o permanencia de las plagas.

Al igual que los residuos de proceso, se debe definir un espacio para ubicar el equipamiento que se retira de las líneas de producción. La comúnmente denominada “chacarita” o depósito de chatarra, debe estar controlada de forma tal que no se convierta en una zona propicia para la proliferación de las plagas.

  1. GESTIONAR ADECUADAMENTE LOS REPROCESOS DE LAS LÍNEAS DE PRODUCCIÓN

Cuando hablamos de reproceso, nos referimos a descartes de arranques de máquina, productos de paradas, finales de línea, etc.

Se debe implementar un sistema para gestionar el Reproceso de forma tal que responda al mismo flujo que el producto que se produce y envasa normalmente.

El reproceso debe estar perfectamente identificado y conservado y debe retornar a la línea de la forma en que la empresa haya establecido mediante la documentación correspondiente.

Es clave que el envase de los productos semielaborados tenga el cierre adecuado y se conserve también en las mismas condiciones que el producto final, a los fines de evitar cualquier posibilidad de ingreso de plagas.

  1. MANTENER CERRADOS LOS ACCESOS DESDE EL EXTERIOR

Se deben tener identificados y analizados todos los accesos a la Planta asegurando que sus cierres sean correctos (automáticos o manuales).

En condición de abertura cerrada, no debe haber posibilidad de ingreso de plagas: se deben mantener en perfecto estado los burletes, las juntas y todos los artilugios que se utilizan para complementar las aberturas.

En caso de tener automatizaciones, se deben mantener rutinas de revisión y mantenimiento de modo de evitar accionamientos defectuosos (tiempos excesivos de apertura/cierre, cierres incompletos, etc.).

Para este análisis se deben considerar todos los ingresos y egresos de Personal, Materias Primas, Insumos y Productos Terminados.

Si se está en situación de obra, se deben arbitrar los medios necesarios para que el aislamiento sea TOTAL respecto de las líneas que operan habitualmente. Para esto es válido trabajar con sistemas provisorios de contingencia (trampas de captura adicionales, sellados semipermanentes, cerramientos de material no convencional, etc.)

  1. SELLAR GRIETAS

Las Plantas industriales deben considerarse dinámicas en cuanto a su estructura; todo el tiempo se pueden estar generando grietas o fisuras en los pisos, en las paredes y en los techos. Esto afecta tanto a Plantas recién emplazadas como a Plantas de mayor edad.

Es necesario implementar una metodología de revisión que abarque este concepto puntualmente. En base a los resultados obtenidos, y a la información históricar, encarar soluciones de fondo o permanentes (cambio de materiales, remodelación de espacios, análisis de recursos utilizados, etc.).

  1. FACILITAR LA INSPECCIÓN DE EQUIPOS E INSTALACIONES

Se debe, en la medida de lo posible, adquirir equipos que brinden la posibilidad de desarme o apertura tal que hagan fácil su inspección y limpieza. Si se cuenta con equipos ya instalados, llevar a cabo un verdadero análisis de posibilidad de reingeniería de los mimos para facilitar su disponibilidad para la inspección.

Deben incluirse en este proceso los desagües y las rejillas existentes. Para esto, además de lo que está a la vista, se debe recurrir a los planos ya que puede que haya algunos que no estén visibles.

  1. MANTENER CONTROLADO EL ENTORNO EXTERIOR DE LA PLANTA

El entorno de la Planta es la última posición del medioambiente natural con que cuentan las plagas para vivir. Se debe llevar a cabo un trabajo de exclusión serio para que los pisos, las paredes y los techos que dan al exterior no inviten al acercamiento ni anidamiento de las plagas.

Es importante contar con veredas o sendas de material rígido (evitar tierra o césped); no debe haber árboles que brinden la posibilidad de anidamiento cercano a los accesos a la Planta; se debe evitar la presencia de arbustos o decoraciones paisajísticas que involucren especies vegetales; se deben complementar los desagües pluviales o rejillas con sistemas que eviten ser una vía de ingreso desde el exterior, etc.

Se debe trabajar en la iluminación periférica de los edificios y de las calles de acceso. Es recomendable colocar luces anti plagas que eviten el acercamiento de insectos voladores.

Por último, debe analizarse detenidamente la ubicación de la Planta en relación a la influencia de la situación circundante (presencia de otras Plantas, presencia de ríos o arroyos, presencia de obras civiles, etc.) ya que esto condicionará la creación de barreras perimetrales específicas.

  1. CONFORMAR UN EQUIPO DE TRABAJO

Es clave que la temática PLAGAS sea abordada por varias áreas de la empresa, y la mejor manera es trabajando en EQUIPO.

Si bien los roles pueden estar diferenciados (auditorías, mantenimiento, reparaciones, planificación, etc.) los resultados de las actividades que se encaran deben ser analizados por el equipo completo.

Se deben planificar las acciones que se llevarán a cabo contando con la opinión de todos los actores. Esto evitará complicaciones, demoras y resistencia.

  1. CUMPLIR CON LO PLANIFICADO

Una vez definido el plan de acción o el sistema establecido se debe cumplir y siempre deben estar en la mesa de los análisis el componente legal y de salubridad.

La inocuidad no es negociable y debe ser el estandarte del equipo conformado, siendo el Manejo Integrado de Plagas un prerrequisito indispensable.

 

Servicios CQS

► Auditoría/revisión de las condiciones actuales de la empresa y del MIP en general.

  • Informe detallado de los desvíos relacionados con cuestiones legales y/o normativas
  • Oportunidades de mejora detectadas.
  • Plan de acompañamiento para la concreción de las acciones conducentes a la no recurrencia de los desvíos detectados.

► Seguimiento periódico del estado del MIP.

► Capacitación en MIP.